Bienvenid@s a este blog en el cual queremos dar a conocer esta fascinante Comarca llamada Ferrolterra. Te invitamos a que compartas con nosotros cualquier material que consideres oportuno sobre la comarca (fotografias, artículos, opiniones, etc). Nuestro contacto es visionesdeferrolterra@gmail.com

jueves, 15 de mayo de 2014

Vida y muerte en la zona más ruinosa de Ferrol


Llegué, como otras veces en los últimos meses, a la zona más ruinosa de Ferrol, en este caso es la Calle de Carmen Curuxeiras, Ferrol. Una calle por la que discurría (ahora vallada en unos cincuenta metros) el Camino Inglés a Santiago de Compostela, ahora interrumpido esos metros por motivos de seguridad (peligro de derrumbe), más adelante vuelve dicho Camino a discurrir por esa calle. Quería ver si había habido alguna novedad desde mi última visita, no hacía mucho tiempo. Una noticia en ese lugar es básicamente que se venga abajo un edificio...

En otras ocasiones he visto gatos en ese mismo espacio, que ofrece un silencio curioso, como si estuvieras a mucha distancia de la ciudad, ya que no llegan los típicos sonidos urbanos, salvo los graznidos de unas aves carroñeras, muy comunes en Ferrol, que dominan los cielos ferrolanos (mejor, dicho los tejados) a su antojo y que también están presenten en Ferrol Vello, faltaría más. Un pájaro de esos, tan familiares en Ferrol, estaba ayer a un lado de la calle, postrado y sin poder moverse, como si tuviera las patas destrozadas. Todo el orgullo que exhiben cuando vuelan se había esfumado.

Una gaviota yacía al lado de la valla de que impide el paso a ese tramo de la Calle de Carmen Curuxeiras, Ferrol Vello

Los gatos de esa zona, conté cuatro ayer, se acercaban con sigilo a la gaviota, tanteándola y estudiando el terreno. El pájaro se defendía soltando enérgicos picotazos al aire, aunque sabedora de que sin poder andar y echar el vuelo su final sería cuestión de tiempo. Los animales no son muy distintos a nosotros y saben cuándo su final está cerca. Los gatos, sigilosos y precavidos como ellos solos, se echaban para atrás ante la legítima defensa de la gaviota.

Los gatos disimulan y la gaviota vigila su territorio, en este caso su propio cuerpo
Aunque los gatos saben que pueden invadir el espacio vital del pájaro, ya que está impedido, se retiran cuando el pájaro les dice basta
Los gatos huelen la muerte y son pacientes...
Al final se ve resignación en la gaviota y una fiereza refrenada en el gato, que tendrá su momento, como se suele decir ahora, cuando caiga la noche, en la cual las gaviotas ya no se sienten tan seguras...

Los gatos, sabedores de que yo estaba cerca, se escondían en una puerta cercana, controlándome con miradas que parecían querer decirme qué demonios hacía yo en ese sitio, que sin personas viviendo en esa calle, ellos son los dueños de ese desierto humano.

La mirada de un gato siempre es cautivadora y misteriosa, parece que ven más allá de lo material. Te escudriñan cuando no los ves, si hay vegetación quedan ocultos, en este caso yo también les observaba.
Iba en son de paz, solo quería inmortalizar esos momentos que el azar me puso ahí
Me encantó esa mirada a un solo ojo, al gato le llegaba para tenerme controlado
¿Quién es el enjaulado? Yo ya no lo tengo tan claro

Un barrio, el de Ferrol Vello, que es la mayor ruina de Ferrol. Las pocas personas que residen en esa zona tiene que pagar el IBI al Concello de Ferrol como si vivieran en una zona "normal", vergonzosamente no hay un descuento importante de ese impuesto por residir en un entorno en esas pésimas condiciones. La situación catastrófica de Ferrol Vello no admite más dilación. Las Administraciones tienen que actuar ya, ciñéndose al trazado original y salvando lo salvable, que es más de lo que parece y haciendo casas nuevas que sean similares a las que existen en ese casco histórico de Ferrol, germen de lo que fue la futura ciudad.

Escenas como ésa, que es como se expresa la Naturaleza en todas sus formas y tamaños, también se pueden dar en ese mismo entorno, pero sin la ruina absoluta que presenta desde tantísimo tiempo. Los gatos sobreviven incluso en zonas hiperdegradas, se adaptan a cualquier entorno, a la gente de Ferrol le ha sucedido algo parecido, son supervivientes en una ciudad decadente. Es necesario transcender esta adaptación a la decadencia y caminar por senderos nuevos, que hagan que Ferrol tenga futuro.

Los gatos, aún siendo animales muy independientes, también necesitan al ser humano. Se merecen un entorno mejor, al igual que los residentes de Ferrol Vello.

Un saludo a todos los habitantes de ese castigadísimo barrio, que en cualquier ciudad portuaria es la joya de la Corona, símbolo de orgullo para una ciudad con mar e imán para los turistas, pero que en Ferrol presenta una ruina tremenda, reflejo de la baja autoestima y dejadez, que por lo general, tienen los políticos ferrolanos, reflejo siempre de quienes les votan, y que son cualidades negativas originadas en la mayoría de las ocasiones por ser un pueblo dependiente de el Estado, que fue quien lo echó a andar y es quien le está dando la puntilla. Se puede cambiar esa tendencia, de todos nosotros depende. Que no haya que "esconder" ninguna zona a las cruceristas que arriban al Puerto de Ferrol, cada vez con más frecuencia, afortunadamente.

Una zona portuaria que sea un modelo para Galicia, que dinamice a Ferrol y sea un orgullo para la ferrolanidad, tanto la residente como la de la diáspora, que está ahí y que ama a su ciudad en la distancia.

¡¡¡FERROL VELLO EXISTE!!!


1 comentario:

  1. Ole, ole y ol'e . Me ha emocionado tu articulo. Opino igual. Por Dios! En pleno puerto ( que es precioso) la gente va a tomarse algo al, a ver el mar, a pasear. Yo, solo voy a Ferrol en vacaciones y hace algunos años , eestube tentada a comprar un apartamento con visitar al mar ( pues llevo 34 años en tierra seca), pero viendo semejante decadencia, dejaded, etc. Me da una tristeza y a la vez vergüenza... en fin . Cúando canviara esto? El centro de Ferrol esta poco menos: la calle del Sol, con ese nombre, y esta tristi'sima, en fin: una pena. Gracias
    Un sa

    ludo y enhorabuena.

    ResponderEliminar