Bienvenid@s a este blog en el cual queremos dar a conocer esta fascinante Comarca llamada Ferrolterra. Te invitamos a que compartas con nosotros cualquier material que consideres oportuno sobre la comarca (fotografias, artículos, opiniones, etc). Nuestro contacto es visionesdeferrolterra@gmail.com

sábado, 3 de noviembre de 2012

EL DIQUE DE LA CABANA, Ferrol, más de 200 años de historia.

Poca gente sabe que en La Cabana, existió un Astillero para la construcción de buques mercantes, este astillero se fundó en 1810, es decir hace 202 años, y naturalmente de este astillero no queda casi nada, Y decimos casi nada, porque milagrosamente se conserva uno de los elementos más importantes de un Astillero, y este es "el dique". 



El dique de La Cabana es una construcción muy bien proyectada y construida con piedras de sillería en granito procedente de las canteras cercanas, hecha para durar siglos. Es un dique de mareas, es decir, éste dique simplemente se aprovechaba la pleamar para meter el barco y se vaciaba al bajar la marea sin necesidad de Bombas. En su día contaba con unas compuertas que lo cerraban impidiendo que se llenara de agua en las sucesivas pleamares.

 





La historia de este importante monumento de la historia de Ferrol, que con 202 años, se trata de uno de los diques más antiguos de España, y si excluimos los diques de los arsenales militares, éste posiblemente sea el dique más antiguo destinado a buques civiles de toda España.



La historia de los Astilleros de La Cabana y el Dique de Ciarán:

En el año 1810 D. Juan Antonio Cardemil (que llegó a alcalde primero de Ferrol) fundó un astillero en La Cabana y a tal fin construyó un dique de mareas de sillería, de 51 metros de eslora en el coronamiento y 12,50 de manga.

En 1836 compró dicho astillero la casa de D. Manuel de Ciarán (antiguo Ingeniero de Marina). Desde esta época se le hicieron muchas mejoras, renovando sus tinglados y edificando almacenes de nueva planta, sala de gálibos, herrerías, aserraderos y todo lo demás necesario, para atender a la construcción y carenan el dique de sillería con que cuenta desde su establecimiento.


Su buena situación y abrigo lo hacen recomendable, y a el concurren muchos buques mercantes, nacionales y extranjeros, para reparar sus averías.

Desde el año 1836, se construyeron en él los siguientes buques mercantes:

  • Una fragata de 500 toneladas hecha en 1842, que después fue comprada por el Gobierno y sirvió en la marina con el nombre de corbeta Venus.
  • Una fragata de 723 toneladas construida en 1849, que también fue comprada por el Gobierno y sirve en la armada con el nombre de urca Santa Cecilia.
  • La goleta Cisne de 80 toneladas.
  • La corbeta Ferrolana de 180 toneladas

 Entre las épocas citadas se carenaron seis vapores de diferente porte y fuerza, cuatro fragatas de 100 toneladas y 40 buques más de diversa clase. Se realizan las transformaciones y/o reparaciones de:

  • Fragata mercante María Segunda de 500 toneladas.
  • Bergantín Arrogante Emilio de 200 toneladas.
  • Corbeta Teresa de 250 toneladas
 

Fueron carenados  seis vapores, cuatro fragatas de 1000 T y 40 buques de todo tipo, nacionales y extranjeros.

En el año 1869 Santiago Montenegro y Carmen Fojo vendieron el citado establecimiento, valorado en 25.000 pesetas, a Augusto José de Vila (propietario del Astillero de Vila en la Graña).

El astillero de La Cabana pasó a los hijos de Vila, heredando el antiguo dique de Ciarán. A su vez, los herederos de Vila lo vendieron a la sociedad J. Pérez Seselle y Cia en 1883, estableciendo en el mismo una fábrica de destilación y refinería de petróleo destinado al alumbrado. Esta fábrica recibió el nombre de La Gallega y estuvo ligada a los intereses financieros de la familia Barrié-Pastor. La sociedad francesa Deutsch y Cia, dedicada al comercio y refinación de los aceites minerales en España, la adquirió en la década de los ochenta por un precio de 230.000 pesetas, diversas fuentes afirman que su vida fue corta dado que en 1900 ya no funcionaba.


Pero la actividad del Astillero de la Cabana no había terminado todavía, ya que se sabe que a comienzos del siglo XX, se reconstruye el monitor blindado Puigcerdá de la Armada Española y se transforma en el vapor de carga Anita. Parece ser que estas instalaciones fueron utilizadas por los industriales de la localidad Luis Rey, y Guillermo Martín, que, sin ser ingenieros ni maquinistas, transformaban todo lo transformable, en el pequeño dique existente en La Cabana.


El Puigcerdá fue el único monitor propiamente dicho con que contó la Armada Española en su historia, comprado para la defensa de la ría de Bilbao durante la tercera guerra carlista.

El Puigcerdá acabó sus días destinado a Ferrol en el año 1899. Y una Real Orden de 20-6-1899, lo da de baja en la Lista de Buques de la Armada, quedando como depósito flotante.

 


Más tarde, y acordado por el Gobierno Silvela, la venta de todo material inútil de los Arsenales, se subastó el PUIGCERDA, por el que abonaron 30.000 pts los industriales de la localidad Luis Rey, y Guillermo Martín, que, sin ser ingenieros ni maquinistas, transformaban todo lo transformable, en un pequeño dique existente en La Cabana.

Las gestiones para vender el PUIGCERDA en España, una vez transformado, resultaron infructuosas, pese a haber demostrado su capacidad para el transporte de mercancías tras la reforma.

Puesto a la venta en el extranjero, fue adquirido por la naviera Jhon Holt Company Limited, de Liverpool, por 2.500 libras, y tras algunas reformas para su navegación oceanográfica, y con el nuevo nombre de ANITA, el 25-6-1905, inició su viaje a Africa, donde acabó su vida como buque carguero a lo largo del Río Niger.


Actualmente, el dique de La Cabana, se encuentra en un estado lamentable, con continuos desplomes de su muro de contención, que puede dar lugar a su completa pérdida en el futuro, o que su restauración de lugar a un coste tremendamente elevado, si se sigue permitiendo que continué su progresivo deterioro.



 La ensenada de la malata es un sitio particularmente bonito, muy adecuado para los deportes náuticos, como son el remo y la vela, e incluso el baño, ya que existen playas como la del Olmo, que todavía tiene bañistas en verano. Sin embargo existe el grandísimo problema de una elevada tasa de contaminación de las aguas, de la cual son responsables los organismos públicos que no han hecho todavía nada para impedir la degradación de las aguas. Ya se ha construido una depuradora y una estación de bombeo (completamente finalizadas hace años) pero incomprensiblemente no están operativas ni lo estarán en varios años más, lo cual constituye una auténtica verguenza y una desidia para la conservación de nuestro más importante patrimonio¡¡¡¡




En mi opinión debería ser una prioridad absoluta el saneamiento de la ría, por delante de cualquier tipo de obra, incluido el polemico ferrocarril al puerto exterior (el cual no le hace ninguna falta a los habitantes de Ferrol). La ría en si misma puede constituir una fuente de riqueza biologicamente inagotable y que puede alimentar a miles de familias si estuviera completamente saneada, además de ser un sitio fundamental para atrer el turismo de calidad que dejaría enormes cantidades de dividendos a los negocios de esta localidad.

Estas noticias son tremendamente preocupantes para los pobres habitantes de Ferrol:





Enlaces Recomendados



3 comentarios:

  1. Es una lástima que ese dique se encuentre en ese estado de abandono, en otra región de España sería un importante reclamo turístico, pero aquí nada, la vegetación exuberante se come todo. El futuro de Ferrol también pasa por gestionar eficientemente sus recursos naturales para atraer turismo que deje dinero en la ciudad.

    Respecto a la Ría de Ferrol, su estado es lamentable, increíble que todavía albergue bastante vida marina. No hay nada que hacer mientras no estén hechos los colectores de la margen norte y sur y se enchufen a la estación depurada (muy moderna y carísima, pero muerta de risa) de Caneliñas.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo, y lo mas curioso es que los habitantes de Ferrol no se quejan, es que les da igual, viven de espaldas al mar.

    Fijate que solo en marisco ya se alimentaba todo Ferrol, si las aguas estuvieran saneadas

    ResponderEliminar
  3. Noraboa pola reportarxe, entrañábel,sempre nos pasa o mesmo co noso patrimonio, non somos quen de poñelo en valor, e o peor, é que non temos visión nin plan para o futuro, sempre seguimos cambiando o rabo polos ollos. Si fósemos quen de poñer en valor o noso patrimonio e a nosa cultura, con iso, xa sería suficiente para proxectarnos cara o exterior, esta é unha terra máxica, pero nós aínda non o sabemos. Noraboa...

    ResponderEliminar